red.diariocritico.com

Podemos marca las condiciones

Por Javier Fernández Arribas
martes 22 de diciembre de 2015, 09:58h

Pablo Iglesias leyó un papel, con mensajes muy medidos y mantuvo contenida su euforia. Incluso tenía preparada una pregunta para lanzar su mensaje en inglés consciente de la relevancia internacional de estos resultados en España. Siguiendo su actitud calculadora, tomó la iniciativa y marcó las condiciones que le convienen para las negociaciones que se abren y que se presentan muy complicadas.

Dos conceptos preceptivos: inaplazables e imprescindibles para exigir cuatro condiciones para defender la justicia social y la lucha contra la corrupción con el blindaje de derechos sociales. Con la solemnidad que le caracteriza, que sus adversarios le califican de cursi, anunció las líneas rojas de sus aspiraciones como son la vivienda pública, la sanidad pública, la reforma del sistema electoral y la reforma de la Constitución. No esperó el líder de Podemos al día siguiente para hacer un análisis más en profundidad de los resultados y de las posibles combinaciones para la gobernabilidad de España. El tono despedía un aroma desafiante en su disputa de la hegemonía de la izquierda con casi 5 millones de votos frente a un partido socialista que ha perdido un millón y medio de sufragios respecto a lo conseguido en los anteriores comicios porPérez Rubalcaba.

Arropado por la plana mayor de su partido, sin Monedero, Pablo Iglesias se arrogó el nacimiento de una nueva España donde se acabó el sistema de turno entre el PP y el PSOE, como si la alternancia política en España no hubiera dependido del voto de los ciudadanos, y utilizó a su conveniencia sus buenos resultados en Cataluña, País Vasco, Navarra y Galicia para liderar un acuerdo nacional para respetar la pluralidad. Lo dijo textualmente sin pararse a reconocer que en Madrid, su partido había perdido 11 puntos respecto a las municipales, La gestión pasa factura.

Si es cierta la capacidad de análisis y olfato político para plantear la campaña como remontada, que ha conseguido por su gran dominio de los platós de televisión y la colocación oportuna de los mensajes que canalizan el descontento y la desafección de una buena parte de la sociedad española por la ineficacia y la corrupción de los dos grandes partidos. Los 69 diputados son un excelente resultados pero inmediatamente surge la duda de cómo van a gestionar internamente los intereses de los grupos que suman esos escaños en Cataluña, en la Comunidad Valenciana, en Galicia y en el resto de España. Tener cuatro grupos parlamentarios en el Congreso tendrá sus ventajas, por ejemplo, en los debates del Estado de la Nación, pero le va a exigir mucha negociación interna.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios