red.diariocritico.com

Argentina vota cambio

Por Javier Fernández Arribas
miércoles 28 de octubre de 2015, 16:29h

Una notable mayoría de argentinos han mostrado su voluntad de cambio. La opción de meter en la urna una elección diferente a la que te ofrece el Gobierno, gracias a la privacidad del voto, ha provocado un vuelco en las perspectivas electorales argentinas a favor del opositor Mauricio Macri. El verdadero valor de los comicios celebrados en este magnífico país sudamericano, pésimamente administrado por dirigentes populistas, es que los resultados corresponden con los deseos de los ciudadanos que han podido decidir libremente. Dentro de un orden, porque el candidato oficialista, Daniel Scioli se ha visto beneficiado por todo el aparato del Gobierno con su capacidad de control, sin pudor, de los medios de comunicación públicos.

Al final, aunque habrá que esperar a la segunda vuelta electoral del 22 de noviembre, los argentinos han mostrado su rechazo a una forma de actuar en el Gobierno de manera personalista, tendente a propiciar la corrupción y con unos modos autoritarios insoportables. Además, vienen sufriendo una enésima crisis económica con una inflación superior al 25% y unas perspectivas nada halagüeñas. La presidenta saliente, Cristina Fernández de Kirchner, deja una situación lamentable y su pretensión de mantenerse en el poder entre bambalinas no ha seducido a una buena parte de los argentinos que han manifestado su hartazgo a una forma de entender la política y el Gobierno que solo beneficia a unos pocos aunque se utilice el discurso gastado y desvaluado de actuar de acuerdo a como lo hacía el gran líder, Juan Domingo Perón.

El problema de Argentina es que el peronismo se convirtió en una forma de vida más que en una opción política orientada a la solución de los problemas de la gente. El ejemplo es evidente para los habitantes de la región más importante de la Argentina como es la provincia de Buenos Aires y su capital. La enorme precariedad de todos los servicios de la provincia, regida por el oficialista Daniel Scioli se contrapone con el buen gobierno de la ciudad de Buenos Aires por parte de su alcalde, Mauricio Macri. De cara a la segunda vuelta, se presenta complicado que los votantes peronistas muy desengañados que eligieron a Massa, voten a Scioli, porque la sorpresa de Macri infunde ilusión de un cambio difícil y complicado pero siempre a mejor porque ahora el despilfarro de los años de bonanza para América Latina ha provocado una corriente muy fuerte por el cambio en Argentina.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios