red.diariocritico.com

Historia de la Libertad y el Liberalismo

Por Bernardo Rabassa
domingo 25 de octubre de 2015, 14:53h

Según Luis Racionero, en la Vanguardia se queja de que no se haya escrito una Historia de la Libertad, lo que es falso pues está contenido en mi publicación en 5 Tomos que mi editorial Aracena publico el año pasado con el titulo mar comercial de Historia del PP, la verdad es que es más bien la Historia del Centro derecha sobretodo liberal, no solo de España sino mundial. Racionero lo centró todo en Alexis de Tocqueville, Benjamin Constant y Lord Acton y en su frase famosa “el poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente” lo que no deja de ser una frivolidad, cuando el peso del Liberalismo, que comenzó en España con Los Ilustrados(Jovellanos) y del sínodo de Pistoia, difundidas por la Universidad de Salamanca en España, y en los fisiócratas ingleses (Adam Smith) hasta influir de manera generalizada en la Historia de nuestros días desde la izquierda y la derecha

La historia política muestra que los programas de la derecha y de la izquierda evolucionan de manera rotunda y, a veces, errática. Quizás el caso más elocuente sea la actual adhesión a la economía de mercado por parte de los contemporáneos comunismos reciclados, como pasa en la ex Unión Soviética o en la Unión Europea a causa del euro y de la unión Merkel –Sarkozy asociados a ideas liberales de la escuela austriaca (Von Misses,Hayek) frente a los de la escuela de Chicago (Milton Friedman), pero sobre todo frente a John Maynard Keynes padre del Welfare State, el estado del Bienestar a través de subvencionalismo estatal, bandera en general de la socialdemocracia(a veces de derecha, otras, de izquierda) pero toda proveniente del Marxismo..

Una evolución más lenta, y paralela, fue la de estas socialdemocracias de izquierdas, desde la escisión de la Internacional Socialista. Sin salir de los límites de un país como Gran Bretaña, la izquierda laborista del estatista Premier Attlee, apenas sería reconocible en el gobierno del privatizador Tony Blair; el socialismo de éste, hubiera sido considerado derechista hace sólo medio siglo.. Es evidente, entonces, si abundáramos en más ejemplos obvios, que los cambios copernicanos de programas políticos no conocen fronteras. La derecha y la izquierda políticas carecen de contenido estable a escala universal y también nacional; son tan relativas como en geometría. Otro ejemplo. la "tercera vía", propuesta tanto por el laborismo británico y los socialismos francés y alemán, con la formula de que "... apoyamos una economía de mercado, no una sociedad de mercado", es decir, una disociación -economía y sociedad, que M. Weber (1944) no veía como separadas- difícil de comprender más allá de la retórica fácil del discurso hueco. Y más difícil aún, proviniendo de dirigentes de la socialdemocracia internacional, que si bien, nunca se han mostrado como revolucionarios plenos, al menos han sido tibiamente progresistas y que ahora se apuntan, al que llaman Nuevo Socialismo del S.XXI, o la Teología de la liberación, de aquellos cristianos, continuación de las ideas de Marx, con aire modernista, pero en realidad profundamente conservadoras, de sus primeras Internacionales en las que se separaron, socialismo y comunismo. Ahora parte de la doctrina del partido socialista de Pedro Sanchez.

Como espectador directo de la Transición Española, en la que he participado activamente, desde 1968 hasta hoy y conociendo de cerca de los protagonistas de esta etapa, la más brillante y exitosa de la historia de España entre 1812 y nuestros días, es desde la posición en que me atrevo a narrar su desarrollo en cinco tomos. El I desde 1812 hasta la muerte de Franco, el II Suarez y la UCD, el III Felipe gonzalez, el IV Aznar y el V Zapatero Rajoy hasta 2011, elecciones a partir de lo que ya no es historia, sino sociología de las postrimerías de la Transición, con la aparición de dos nuevos partidos Ciudadanos y Podemos, que con la judicialización de la Corrupción terminaran con la “Casta” que desde 1978 viene gobernando España.

Las características principales del Liberalismo son:

Individualismo. Opone a la concepción comunitaria cristiana medieval el culto de la personalidad. El individuo aparece en el nominalismo y en la Reforma protestante con su famoso "libre examen “que luego será la "libertad de conciencia". Autonomismo moral. Se relativiza la ética y se subjetiviza el juicio moral. En el fondo el liberalismo esconde un gran escepticismo respecto de la verdad. El valor absoluto deja de ser el Ser (la Verdad) para pasar a la Libertad.

La bondad natural del hombre. Antropológicamente, el liberalismo postulará con Rousseau la teoría del "buen salvaje" y extrapolará el mal de la sociedad. El racionalismo laicista. La verdadera fuente de luz y progreso será la razón y no la fe.

El utopismo o la creencia en el nuevo paraíso terrenal. La idea de un estadio feliz se traslada del comienzo de la humanidad al futuro. Pero esto exige un nuevo mesianismo. Y ese mesianismo tienen un motor: La Libertad. Cuando el hombre sea libre e instruido podrá construir "el paraíso de aquende". Es el "despotismo ilustrado" del liberalismo. Así se expresa su utopismo agresivo, típico de las ideologías modernas.

El contractualismo social. Lo social no es una realidad natural en el hombre. Se origina en un contrato.

El democratismo. Si los hombres son iguales y naturalmente buenos, si al origen de la sociedad hay simplemente un contrato, es obvio que nadie puede arrogarse el poder político. Pero la sociedad no -hoy por hoy- no puede existir son gobierno, y por lo tanto sin poder o soberanía política.

El liberalismo es pues, una doctrina filosófica y política que se caracteriza por ser una concepción individualista, en otras palabras, es una concepción para la cual el individuo y no los grupos constituyen la verdadera esencia; citando nuevamente a García Pelayo: "Los valores individuales son superiores a los colectivos y el individuo decide su destino y hace historia". En su aspecto predominantemente filosófico, el liberalismo es una posición intelectual que basa exclusivamente en la fuerza de la razón la posibilidad de interpretar los fenómenos, con autonomía de todo principio que se considere absoluto o superior. Particularmente por este aspecto -desvincular al individuo de toda instancia sobrenatural- ha sido motivo de condenaciones pontificias.

Puede, empero, hablarse también más específicamente de un liberalismo político sin desconocer en éste aquella influencia política-, que centra su punto de vista en las relaciones entre los individuos y el Estado; o de un liberalismo económico, referido a la limitación de los controles de la economía. Los fautores del Liberalismo, que dan al Estado un poder despótico y sin límites, el famoso Leviatán que nos aplasta a impuestos para subvencionar a las clases mas desfavorecidas y comprar así sus votos. Pertenezco a titulo individual a Alde (Asociación europea de Liberales y Democratas, ligada a la Internacional Liberal que fundó Salvador Madariaga, mi mentor desde 1968 en que comencé a representarla en España. Y si alguien le interesa la Historia del Liberalismo que compre la Eciclopedia la Historia del PP, aunque sin ningún interés crematístico pues no tengo derechos de autor, verá la solidez de nuestras ideas que son realmente el futuro de la Humanidad y de España por supuesto. Ya estoy harto de los socialistas de todos los partidos, incluido el PP y Ciudadanos

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios