red.diariocritico.com

Fantasmadas de Artur Mas y los suyos

Por Bernardo Rabassa
martes 29 de septiembre de 2015, 09:53h
La verdad es que quería titularlo Fantasmadas catalanas, pero me parece un grave insulto a los que allí tienen seny, y no son como el chulo y sus seguidores, que quieren la independencia, por los agravios nunca inferidos ni por el resto de España ni por Madrid, donde siempre han sido bien recibidos y han tenido poder desde el arancel Canovas en 1890. Para tratar de desmontar desde otro punto de vista la gran mentira, la burda trola, de que Cataluña no participó en la conquista de América y que no se benefició y lucró del comercio con las Indias, un arancel es un impuesto que se aplica a los productos foráneos, para proteger a los productos propios del país. Lo que vendríamos en llamar una política proteccionista. Se protegen los productos propios elevando mediante impuestos los productos que llegan de fuera. Durante las décadas de 1860 y 1870, la industria textil catalana consigue expandirse gracias a las externalidades generadas por la producción algodonera, como una excepción al escaso crecimiento del resto de sus sectores industriales. Sin embargo este crecimiento empieza a tocar techo durante la década de 1880, ya que el mercado interior estaba saturado y los mercados no coloniales podían acceder a productos más competitivos. La presión de los industriales textiles logró la promulgación de la Ley de Relaciones Comerciales con las Antillas en julio de 1882, a fin captar el mercado antillano en su totalidad para las industrias catalanas de bienes de consumo, añadiendo así este nuevo mercado al monopolio peninsular. Mediante esta disposición los puertos Cuba Puerto Rico y Filipinas pasaban a ser considerados de cabotaje y obligados por tanto a consumir dichos productos.
Por otra parte, los productos extranjeros eran gravados con un arancel de entre el 40 y el 46 por ciento. Éste, sin embargo, sólo mantuvo satisfechos a los grupos de presión de la industria catalana hasta la década de 1890, en que se forzó el Arancel Cánovas para impedir las importaciones de textiles de otros países. La Ley de Relaciones Comerciales aseguró el mercado colonial a la industria textil algodonera hasta la derrota de 1898. Así, sus exportaciones se triplicarían entre 1870 y 1880.

Por otra parte, los nuevos aranceles frenaron las importaciones de las manufacturas más competitivas del exterior, reduciéndose hasta una tercera parte en el período entre 1891 y 1901.9 En general, las exportaciones a las colonias crecieron a más del doble entre 1891 y 1898, correspondiendo a Cataluña la mayor participación en ellas.
Por otra parte, la asimetría de las condiciones para el intercambio comercial entre la metrópoli y Cuba, desfavorable a ésta y que impedía el libre intercambio de productos, contribuyó a sublevar a la incipiente burguesía cubana, de modo que "fue un estímulo esencial de la revuelta que acabó con la presencia española en aquellas islas. Desde entonces y durante el reinado de Alfonso XIII e incluso en la época de Franco, los catalanes han gozado de protección hasta el punto actual en que se pagan más de 40.000 millones de euros, para las pensiones de los residentes en Catalunya. Recientemente, la comunidad autónoma que más dinero ha recibido prestado a través de diversos mecanismos es Cataluña, con 24.039 millones (8.758 en 2012 y 15.281 en 2013). Es decir es más bien que Catalunya “roba” a España que al revés.

Artur Más ha conseguido engañar a 1.590.580 catalanes que son los que le han votado, siendo un 39,6% del voto emitido, lo que evidentemente ante los habitantes en enero 2012 de 7.565.603 habitantes, es todavía una minoría menos cualificada. Lo divertido y las fantasmadas son sus distintas manifestaciones multitudinarias, Así en la V de la Diada 2014, más 1.800.000 catalanes según datos de la Guardia Urbana, habían salido a la calle para reclamar su derecho a decidir. Es decir 400.000 más de todos los votos habidos, en la posterior cadena cifraban en millón y medio los participantes y en la Meridiana según la guardia urbana 1.400.000, es decir todos los que han votado. Vaya ojo el de la guardia urbana, deben ir al oftalmólogo, pues las mayores concentraciones aun trayendo a la gente de los pueblos no han sobrepasado los 500.000 según expertos en el ttema Eso si se trata de gente muy motivada, como lo fueron en su día los nazis en Alemania. Cualquier parecido con la democracia es pura invención, pues independientemente de que no se puede violar la constitución pues todos los españoles tenemos derecho a opinar en referéndum nacional, solo sería teóricamente aceptable una mayoría cualificada, como mínimo de una mayoría cualificada si es en escaños. Pero para que una ley sea aprobada definitivamente necesita de una mayoría cualificada de dos tercios del Parlamento autonómico, es decir, de 90 diputados y solo tienen de momento 62 y si se uniera la CUP de 72. Es decir que no pueden más que proponerlo por seguir un cuaderno de ruta, pero no estarían capacitados para declarar la independencia en ningún caso.

De forma que el Fantasma de Artur Más pretende con mucho menos del 50 % de los votos emitidos (47.8 incluyendo la CUP) declarar la independencia y afirmar que se impone el Si cuando más bien ha sido el no. Convendría pues un referéndum real, si se aceptara violar la constitución por el Estado Español, y evitar los inaceptables insultos de los independentistas (nos roban nos sojuzgan, nos desprecian etc etc.) cuando es exactamente al revés, se deben considerar muy distintos para necesitar un Estado especial, que les permitirá tocar el cielo con las manos. Yo que soy mallorquín de los territorios colonizados de las illes y de la más rancia estirpe lemosina de Montpellier de la que nació el catalán , el valenciano y el mallorquín, estudie en su Universidad Central y algo no me gustaría ya en mi juventud, cuando recién licenciado, me marche en tercerola de un tren a Madrid en busca de trabajo y de continuar mis estudios, con notable éxito por otra parte, y una magnifica recepción por su habitantes gatos, hasta serlo hoy mis cuatro hijos, no regresaría a Barcelona ni con demencia senil, pues algo hay en esa chulería fantasmagórica que me hace detestar a los radicales, por mi, como si ponen una frontera y nos dejan de una vez en paz, sin tanta mentira, corrupción y siendo personas radicales que piensan en un único sistema de sociedad, desechando lo que ellos consideran no conveniente para sus costumbres, personas que de entrada juzgan a otras por su apariencia o proveniencia, no por su valor o mérito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios