red.diariocritico.com

Terrorismo en Bangkok

Por Javier Fernández Arribas
martes 18 de agosto de 2015, 15:50h

Los grupos terroristas tailandeses que actúan al sur del país no atacaban en la capital Bangkok. La autoría del atentado que ha sacudido este lunes el centro de la ciudad podría tratarse de una nueva estrategia de estos grupos o, lo que podría ser más preocupante, la aparición de terroristas vinculados y simpatizantes del Daesh.

La explosión de una bomba enfrente del templo hindú de Erewan, uno de los más afamados, iban dirigidas contra turistas extranjeros, varios están entre la veintena de fallecidos.

El primer análisis que ha realizado el ministro de Defensa ha apuntado a un ataque contra el turismo extranjero para perjudicar a la economía tailandesa. Como siempre, el objetivo de este tipo de cobardes atentados indiscriminados es el de enfrentar a unas comunidades con otras.

En el caso de países del sudeste asiático, la historia nos presenta graves problemas de convivencia entre hindúes y musulmanes que tiene como mayor ejemplo los enfrentamientos constantes en el norte de la India o en zonas de Indonesia o en la propia Tailandia. Pero una vez más hay que desvincular que las distintas confesiones religiosas y sus credos sean los causantes de la violencia; el verdadero objetivo de los terroristas es la desestabilización y el terror para hacerse con el control económico y el poder político.

Nada tienen que ver las religiones que han demostrado durante muchos años su capacidad de convivencia y respeto. Los gobiernos de estos países reprimen duramente cualquier conato de grupo terrorista que pueda afectar una vida cotidiana que, ya de por sí, tiene sus luchas de poder entre los diferentes grupos de presión basados en sectores políticos y, sobre todo, militares.

Esa represión debería ir acompañada por una mejora de la calidad de vida con una más justa distribución de la riqueza para evitar los caldos de cultivo de captación de terroristas entre jóvenes sin un horizonte de vida mínimamente atractivo y digno.

Sobre todo, porque estos países muy poblados (Indonesia es el país con mayor número de musulmanes) pueden sufrir un gravísimo problema si prende la chispa del fanatismo terrorista apoyado en la violencia brutal y con una propaganda que utiliza las nuevas tecnologías y las redes sociales con una eficacia estremecedora. Por eso hay que prevenir que el terrorismo pueda desestabilizar países como Tailandia o Indonesia con unas consecuencias imprevisibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios