red.diariocritico.com
El regreso al futuro de McFly Aguirre (segunda parte)

El regreso al futuro de McFly Aguirre (segunda parte)

Por Raul Heras

jueves 18 de junio de 2015, 13:43h

Los sueños o ambiciones políticas deEsperanza Aguirrenunca mueren. Ella siempre regresa al futuro en esa máquina del tiempo en la que ha convertido cada uno de sus adioses o cada una de sus renuncias. Se ha vuelto a ir pero todos sabemos que, como McFly, está dispuesta a volver dentro de unos meses, cuando las urnas o los pactos decidan quien será el próximo presidente del gobierno.

Ni la enfermedad, ni la familia, ni las derrotas a medias pueden más que su desmedida vocación por la política y el poder. En esta última travesía municipal tenía el camino muy bien trazado: ella iba a proporcionar al PP una doble victoria: la de mantener el sillón de mando de la capital que había abandonadoAna Botella( entre otras cosas víctima de sus ataques ) y la de mantener vicariamente el de la Comunidad gracias a su tirón electoral y su " buena sintonía" con la parte más conservadora de los votantes del partido, desencantados por las actuaciones del gobierno deMariano Rajoyen temas como el aborto o la lucha antiterrorista.

Cumplidos esos dos objetivos y manteniendo el perfil y la imagen nacional que sin duda posee, sólo le quedaba esperar a los resultados de las elecciones generales para, si el presidente Rajoy perdía La Moncloa, presentarse como la auténtica líder de la derecha española y la única capaz de reconquistar el poder aunque estuviera a punto de cumplir 68 años. Su gran rival en la lucha por el sillón consistorial,Manuela Carmena, acababa de cumplir 72 años.

El tiempo nunca ha sido un problema para Esperanza Aguirre. Ni el tiempo, ni sus equivocaciones, ni sus declaraciones, ni sus abandonos, ni su postura frente a los suyos. Aguirre se ha fabricado a Esperanza con la paciencia de los orfebres: cargo a cargo, institución a institución, presidente a presidente. Desde el Ayuntamiento de Madrid al Ministerio de Educación, el Senado, la Comunidad autónoma y vuelta al Ayuntamiento. ConJosé María Alvarez del Manzanoy conJosé María Aznar; frente aAlberto Ruiz-Gallardóny frente a Mariano Rajoy; por encima de Rafael Simancas y de Tomás Gómez.

Era la mezcla perfecta y con handicap 6 deMargaret Thatcher y Hillary Clinton, capaz de enarbolar al mismo tiempo las cuatro banderas que habitan en el seno del Partido Popular desde su fundación: la liberal, la socialdemócrata, la democristiana y la franquista. Cada una en su momento y ante el público adecuado. Esperanza Aguirre, reconozcámoslo, es única, para su bien y para su mal. Hasta ahora siempre ha renacido de sus propias cenizas. En esta su última muerte política anunciada quiere imponer su particular funeral al margen de las normas que rigen en su partido: Congreso extraordinario y por adelantado. Otro ejemplo de ese regreso del futuro al que aspira si dentro de unos meses cambian las " condiciones objetivas" que la rodean: en el partido, si se abre la lucha sucesoria tras Mariano Rajoy; y en el Ayuntamiento si cambian las alianzas y entre Carmena yCarmonala habitabilidad política se vuelve imposible.

Lo ha dicha en letras de imprenta: "Estaré en política mientras viva". No engaña a nadie, ni se esconde aunque a veces se arrugue ante el envite de su contrario como le pasó en el Congreso de Valencia. Se justifica diciendo que el paso atrás es para coger impulso, no para renunciar a sus sueños y ambiciones. El problema, su problema si miramos a McFly, es que su DeLorean le le permitía viajar al pasado para cambiar el futuro. Y ella tiene un Toyota.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios