red.diariocritico.com
Una prueba para Manuela

Una prueba para Manuela

Por Julia Navarro

lunes 15 de junio de 2015, 17:36h

Los partidos políticos, los viejos, y ya vemos que también los nuevos, suelen ejercer de perfectos "savoronolas" con las miserias de los otros partidos pero absolutamente benevolentes con sus propias miserias. Y es que a la hora de la verdad se hace realidad el refrán de que es más fácil predicar que dar trigo.

Verán no comprendo por qué Manuela Camena, Pablo Iglesias y a quienes corresponda, han guardado silencio durante todo el fin de semana a propósito del escándalo de los twits de su recién nombrado concejal de cultura del ayuntamiento de Madrid. Tampoco comprendo como el tal Guillermo Zapataantes de que se lo dijera nadie no decidió presentar su dimisión e irse a su casa. De la misma manera que no comprendo que no hayan hecho otro tanto de lo mismo con otro concejal, Pablo Soto, al que le han encargado la responsabilidad de participación ciudadana.

Los twits de ambos en las redes sociales les descalifican para ejercer un cargo público.

Que Guillermo Zapata haya dejado escrito en twitter que la manera de meter a cinco millones de judíos en un seiscientos es un cenicero, no tiene nada que ver con el "humor negro" tal y como él dice. La frase es sencillamente repugnante y que además a esa infamia añadiera otra como la de twuitear que "el cementerio de Alcasser lo han tenido que cerrar para que Irene Villa no vaya a por repuestos", pone los pelos de punta sobre la catadura moral del tal Zapata.

Tales comentarios son miserables. Evidentemente en el uso de la libertad de expresión puede decir, de hecho lo ha dicho y escrito, lo que le de la gana, ahora bien un individuo así no puede representar a los ciudadanos.

Manuel Carmena representa una esperanza para miles de madrileños pero la verdad sea dicha ha provocado estupor tantas horas de silencio seguramente por el afán de reconducir la situación y no verse obligada a prescindir de Zapata. Es decir le ha faltado cierta valentía para coger inmediatamente el toro por los cuernos.

Que Guillermo Zapata pudiera ser concejal de cultura de Madrid es una ofensa a todos los madrileños. En cuanto a su excusa de que cuando hizo los comentarios no se dedicaba a la actividad pública resulta aún más impúdica.

En cuanto a Pablo Soto, concejal de participación ciudadana, al parecer también tiene algunas "perlas" en twitter como la de que "matar y torturar aRuíz Gallardón no va a cambiar la historia pero por probar no perdemos nada". El susodicho dice que ahora se da cuenta que es una burrada lo que escribió pero que es una persona normal y que se ha equivocado. Como si las personas normales fueran queriendo torturar y matar a su semejantes por muy mal que les caigan.

¿Pero qué clase de personas son las que van en la candidatura de Manuel Carmena? ¿Es que Carmena, una persona intachable, puede unir su devenir político a personajes como estos? Son los votos del PSOE los que han hecho a Manuel Carmanea alcaldesa de Madrid, de manera que hay que aplaudir la actitud de Pedro Sánchez calificando de "miserables" los twits de Zapata y exigiendo desde el minuto uno su dimisión. El PSOE es el garante de los nuevos gobernantes del ayuntamiento madrileño y por tanto Miguel Antonio Carmona tendrá la responsabilidad de no permitir sucesos como el de Zapata.. Y no se trata de que les quieten las competencias en cultura y representación ciudadana al uno y al otro, sino que entreguen su acta y vuelvan a donde estaban, es decir a su casa.

Miles de madrileños y millones de ciudadanos en toda España han votado ilusionados por el "cambio", convencidos de que quienes engrosan las listas de candidaturas populares o de Podemos, son personas intachables.

La primera prueba del algodón para Manuela Carmena es la resolución de esta crisis. Y hay que decir que ha tardado demasiado en abordarla.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios