red.diariocritico.com
Soria, entre las provincias con tramos más peligrosos en los que se concentran los accidentes de motos

Soria, entre las provincias con tramos más peligrosos en los que se concentran los accidentes de motos

Por Redacción/Agencias
miércoles 18 de diciembre de 2013, 12:03h
Casi uno de cada cinco accidentes de motos más graves (el 17,6%) se concentra en sólo 20 tramos de carretera, de 533 kilómetros de longitud en total, según las conclusiones del informe EuroRap, en el que participa el Real Automóvil Club de España (RACE). Teniendo en cuenta el conjunto de vehículos, los tramos más peligrosos de España se encuentran en Soria y Pontevedra.
La concentración de accidentes en determinados tramos es un fenómeno que ocurre de forma más pronunciada en el caso de las motocicletas que en el resto de vehículos. Así, el informe señala que, en el caso de los motoristas, los 20 tramos más peligrosos concentraron 179 accidentes mortales y graves de motociclistas (el 17,6%) entre 2010 y 2012, frente al 9,9 por ciento de accidentes que se produjo en los 20 tramos más peligrosos para el resto de vehículos.   

Asimismo, el informe destaca que, en estos últimos años, aunque ha descendido el número total de accidentes, el peso de las motocicletas en el total de la accidentalidad mortal y grave se ha venido incrementando. Tanto es así que, desde el año 2003, se ha duplicado la representatividad del colectivo de motoristas en la accidentalidad.   

Los tramos más peligrosos para los motoristas se concentran por un lado en vías de alta capacidad donde existe un alto tráfico de motoristas, como puede ser la A-66 o la A-67, y por otro lado tramos de carreteras convencionales, en un entorno de montaña con curvas y cambios de rasante, utilizados por este colectivo especialmente en fines de semana.   

También en este tipo de vías la lesividad del motorista es mayor debido a los menores niveles de seguridad pasiva de la vía, según el informe. Concretamente, los tramos más peligrosos para los motoristas se localizan en N-325, N-621, N-502, A-66, N-211, N-260a, N-437, A-67, N-435, N-621 y VG-20.   

Según el RACE, con la mejora del firme, la colocación de sistemas de contención para motoristas, una mejora de la señalización, y un mayor control de la velocidad, se podrían reducir en estos tramos los siniestros graves o mortales del colectivo de la moto.  
 En general, del total de 24.438 kilómetros analizados de la Red de Carreteras del Estado (RCE), el informe señala el riesgo elevado que existe en 255,8 de estos kilómetros, pero destaca la evolución positiva en la reducción de los tramos de riesgo elevado, pasando de representar el 4,7 por ciento de la red en 2011, al 1,8 por ciento en 2012 y el 1,2 por ciento en la presente edición.   

En estos 26 tramos de riesgo, que representan un total de 255.8 kilómetros de carreteras, se producen cada año una media de 58 accidentes mortales y graves, que provocan cada año 13 muertes y 60 heridos graves. Por otro lado, aumentan del 39 por ciento en 2012, al 44,7 por ciento en 2013, el número de tramos con riesgo bajo, lo que también significa una mejora en la seguridad de las carreteras.

Los dos tramos más peligrosos en Soria y Pontevedra   

El primer tramo de mayor riesgo de toda España es la N-122 en Soria, entre los kilómetros 187,2 y 196,4, que ha registrado nueve accidentes mortales y graves, con resultado de tres fallecidos y ocho heridos graves en los 3 años de estudio, principalmente por salidas de vía. La Intensidad Media de Vehículos es de 3.952.   

El segundo tramo negro es la N-120 en Pontevedra, entre los kilómetros 615,5 y 625,9, ha registrado cinco accidentes graves, con resultado de un fallecido y cinco heridos graves. La Intensidad Media de Vehículos es de 2.241.   

El programa europeo de evaluación del riesgo en la carretera, EuroRap, en el que participa el RACE, analiza la peligrosidad de las vías teniendo en cuenta la evaluación de los siniestros durante tres años, su gravedad y su relación con las características de la vía.   

El resultado se estructura según un 'Índice de Riesgo', definido como el número de accidentes mortales y graves ocurridos en un tramo por cada 1.000 millones de vehículos/kilómetro. Los datos se han distribuido entre autopistas y autovías, carreteras ordinarias y preferentes, que han sido categorizados en tramos de nivel de riesgo según su peligrosidad. En el trabajo se han considerado las vías con una IMD (Intensidad Media Diaria) por encima de los 2000 veh./día.   

Al analizar cómo se distribuyen los tramos de la red en función del Índice de Riesgo, se observa que un 92,7% de los tramos presentan un riesgo bajo o medio-bajo, y un 1,26% de los tramos presentan un riesgo alto o medio-alto.   

En los últimos cinco años se han erradicado nueve de cada diez tramos de riesgo elevado, con una reducción del 89,1 por ciento en el número de kilómetros de carreteras peligrosas, pasando de 2.350 km en 2008 a los 256 kilómetros del presente informe 2013. Por su parte, los kilómetros de máximo riesgo denominados como tramos negros también han tenido una fuerte reducción, pasando de 34 kilómetros en 2012 a los 20 kilómetros actuales, muy lejos de las cifras de 2008 donde se llegaba a los 521 kilómetros denominados como Tramos Negros.   

La separación de carriles mediante medianas, los cruces a distinto nivel, una mejor señalización e iluminación, y unos arcenes, zonas de escape y barreras de protección que evitan muchas de las tan temidas salidas de vía, hacen que las autopistas y autovías sean las vías más seguras, ya que se reduce la probabilidad de sufrir un accidente, y si se produce, las consecuencias del mismo serán menores.   

El perfil de tramo con nivel de riesgo elevado correspondería a una carretera convencional de calzada única, con intersecciones al mismo nivel y con una IMD por debajo de 10.000 vehículos/día (todos los tramos negros corresponden a carreteras con entre 2.000 y 10.000 vehículos día).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios