red.diariocritico.com
Azucena Manso: turismo rural familiar y a la carta con un plus cultural

Azucena Manso: turismo rural familiar y a la carta con un plus cultural

Por Montse Serrador
martes 28 de mayo de 2013, 13:42h
Cuando el turismo rural aún era una actividad casi desconocida, Azucena Manso vio claramente que tenía futuro y que su destino profesional estaba en esa dirección. Hoy ha dado forma a un segundo proyecto: la Alquería de Segovia, situada en la localidad de Tizneros, una casa rural especialmente destinada a las familias, pero con el plus de haber sido elegida por la escritora Espido Freire para realizar sus encuentros culturales en Castilla y León.
Azucena se convirtió en 1995 en una auténtica emprendedora cuando creyó en un fenómeno que empezaba a dar sus primeros coletazos en España y en Castilla y León. Por eso, no hizo caso a los comentarios de los lugareños que se preguntaban "¿quién va a venir al pueblo a pasar un fin de semana?", cuando decidió rehabilitar una antigua casa de labranza en Juarros de Riomoros (Segovia)  y convertirla en la Casa Rural del Abuelo Andrés.

Ese fue el comienzo pero años más tarde, en 2007,  esta segoviana licenciada en Empresariales decidió dar un salto cualitativo y poner en marcha un proyecto más ambicioso con la construcción de una nueva casa en Tizneros, un pequeño municipio situado a seis kilómetros de Segovia. Abandonó así su profesión inicial, vinculada a los números y las finanzas en la empresa privada, para dedicarse a una nueva actividad que "me da libertad y, por lo tanto, felicidad".

En Tizneros empezó así el desarrollo de una nueva iniciativa para la que consiguió la financiación necesaria gracias a que "el director de una entidad financiera creyó en él". Fueron años, no obstante, no exentos de dificultades, desde las puramente administrativas para desarrollar el proyecto, a  la propia construcción ya que, como recuerda Azucena, al estar tan cerca de Segovia "tuve inspecciones de todo tipo".

Hoy, la Alquería de Segovia es una realidad orientada especialmente a las familias, de ahí que cuente con amplias habitaciones, de hasta cuatro y cinco plazas, y con todo el equipamiento para dar servicio a los más pequeños: sala de juegos, cunas, barras de seguridad...

Azucena insiste en que esa es su principal aval, el dar un servicio integral para las familias que quieren pasar unos días de descanso y a las que se ofrece desde cuidadoras para los niños a animadores e, incluso, la compra ya hecha y colocada en la nevera para que la encuentren disponibles los clientes al llegar a la casa. Se trata, sobre todo, en estos tiempos de dificultades y de contención del gasto de "fidelizar a los clientes".

Pero además, la Alquería de Segovia está siendo también el lugar elegido por muchas empresas para realizar sus encuentros directivos o de formación, con la posibilidad de tener acceso a diferentes ponentes.

El toque cultural  llega de la mano de la escritora Espido Freire que ha elegido este rincón de Segovia para ser la sede de su empresa E+F de eventos culturales.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios