red.diariocritico.com

Escritos en libertad

El sueño de Zapatero

miércoles 19 de octubre de 2011, 21:50h
Han transcurrido 5 años desde aquella conversación y me parece oportuno desvelarla ahora porque  cuanto está ocurriendo con el proceso que anuncia el fin de ETA guarda una estrecha relación con el pensamiento y la práctica política de Rodríguez Zapatero, por más que los sucesos y los tiempos hayan aconsejado mayor discreción de la habida inicialmente.

Lugar, el patio de la Universidad de Alcalá. Gamoneda acaba de recibir minutos antes el Premio Cervantes  2006 de manos de los Reyes de España y los asistentes compartíamos un vino español en pequeños grupos. Fue cuando Zapatero me dijo que estaba absolutamente convencido de que ETA iba en serio en las negociaciones de paz con el Gobierno, confianza personal del presidente que respaldábamos la mayoría de los españoles. Estas venían a ser sus palabras:  "Es el asunto más importante para el Gobierno, porque acabar con ETA supone pasar a la historia. Todo lo demás funciona por sí mismo. La  economía, incluso, funciona de forma autónoma, depende de la situación global de Europa, -y ahí está, además, la magnífica labor de Solbes- con unas perspectivas reales de alcanzar pronto el pleno empleo en España".

Se equivocó en el diagnóstico, evidentemente, porque ni él ni nadie sabía en ese momento que los mimbres del cesto económico estaban podridos. Pero seguro que no ha dejado de persistir en el objetivo político que le obsesionaba, acabar con el terrorismo.

Por eso, la conferencia de Paz de Donostia no es ajena a la acción en la sombra del Gobierno y por esa misma circunstancia el PP resta importancia a este trascendental acontecimiento, porque en el fondo todos quieren esa foto, que no puede ser virtual siempre, que ha de materializarse en una imagen que refleje el fin de ETA.
 
La presencia de Kofi Annan o de Gerry Adams, además de varios ex primeros ministros de Europa, resulta impensable sin la intervención del Gobierno de España,  por más que la reunión internacional se haya presentado como una convocatoria accidental de otros en exclusiva. 

Simplemente hay otra estrategia y la marcan las seis personalidades que formalmente han acordado pedir a ETA el cese de la violencia y a los gobiernos de España y Francia que, después, negocien con la banda armada.
 
Así que ante la inminencia de las elecciones generales, resulta evidente pensar que los acontecimientos se van a precipitar, porque Zapatero persigue obsesivamente esa medalla que le colocará en la historia y Rajoy intenta por todos los medios arrebatársela, que se posponga la foto hasta después del 20N.

Todo parece valer para bloquear cualquier avance que le reste el protagonismo posterior  que ahora con tanto cinismo Rajoy y su entorno desprecian.

Fernando Aller. Periodista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios