red.diariocritico.com
¡Soy socio del Centro Gallego de Buenos Aires!

¡Soy socio del Centro Gallego de Buenos Aires!

martes 20 de enero de 2015, 12:52h
                La creación más grande de nuestros emigrantes en la Argentina es el Centro Gallego de Buenos Aires. Ninguna otra entidad fundada en el exterior tuvo la importancia de este hogar porteño que lleva más de un siglo de exitosa actividad en el mantenimiento del sentimiento de galleguidad en nuestros descendientes. El pago de una cuota social acercaba un doble bienestar, cultural y sanitario, a los asociados. Cuando se escuchaba decir, "yo soy socio del centro Gallego", era la expresión de orgullo de quien empujaba con su pinocha para que no faltase el fuego en el fogón de la esquina de Belgrano y Pasco.
 
                Los que conocimos a los últimos presidentes en los últimos 40 años podemos acreditar que eran personas de honor y compromiso con las raíces. En mi caso, tuve trato personal con Pérez, Sánchez, Reboreda, Fierro, Bouzo, Campos, Adrio, Fernández, Ucha y Vello. Con alguno hablé más que con otro pero en todos encontré el firme compromiso de administrar y gestionar los asuntos sociales con eficacia y honradez. Uno de los que conocí puso dinero propio, mucho, para ayudar a salir de un bache que amenazaba con estropear el futuro de la entidad. Habrá quien piense que los nuevos dirigentes no sienten los colores y que se mueven por intereses económicos. A mi no me cierra que sea así ya que abundan los ejemplos de nietos de la emigración que siguen sementado identidad en los surcos abiertos por Rosalía y Castelao.
 
                Va para tres años que el Centro Gallego no navega con la tripulación que eligieron los socios en las urnas. Ahora ocupa el puente de mando un timonel llamado Interventor que fue designado por la autoridad judicial competente. Lo que muchos desconocen es que el interventor no apareció por arte de magia y tampoco es el culpable del desastre. El último presidente electo, Carlos Alberto Vello Pombo, intentó salir de la crisis pero no tuvo el apoyo necesario ya que los representantes de tres de las agrupaciones Pro Centro Gallego huyeron de sus cargos en la junta de gobierno. Don Carlos considera que sin el apoyo unánime de sus compañeros no corresponde luchar y se retira con su salud personal muy menguada. Había hecho gestiones para negociar un aplazamiento de las deudas más importantes y llegado también a acuerdos con varias Obras Sociales para el alquiler y la reserva de plazas hospitalarias. El ambiente en el edificio social fue de constante presión con protestas diarias de los empleados. Los bombos sindicales llenaron de gran quilombo un lugar en el que el silencio es la norma cotidiana y el barullo, algo excepcional.
 
                En los años transcurridos nadie presentó un proyecto o sugestión orientadora para la viabilidad del Centro Gallego. Las agrupaciones abrieron la boca, solo el primer año, para criticar al interventor judicial con manifestaciones desafortunadas que no tenían casi relación con la administración de la entidad mutualista. Los empleados tampoco ayudaron en la búsqueda de  soluciones. En lugar del diálogo, optaron mayoritariamente por la afiliación a un sindicato agresivo que suele gritar y destrozar mobiliario en sus protestas. Así fue pasando el tiempo y seguimos caminando sin saber el destino de nuestros pasos. Los pesos que permiten pagar los sueldos de cerca de 1400 empleados salen de un programa estatal del INAES [Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social] ya que poco se recauda de los convenios con el PAMI [Programa de Atención Médica Integral] y de las cuotas sociales de menos de 10.000 asociados.
 
                Hay que ser agradecido con doña Cristina porque sin la ayuda pública el Centro Gallego estaría cerrado y denunciado por deudas. Su sensibilidad de nieta de la emigración gallega la llevó a actuar mediante un solución de emergencia. Hay que subrayar que la operación de salvamento ordenada por la presidenta comienza unos pocos días después de la visita que le hicieron en la Casa Rosada, un pequeño grupo de socias que son las que le presentan la petición. Son mujeres argentinas de sangre gallega que se niegan a aceptar la bajada de la persiana en un espacio donde siempre alumbró el espíritu solidario de los emigrantes.
 
                Mi hondo sentimiento de agradecimiento para con los fundadores del Centro Gallego hace que no baje los brazos. Soy consciente de que el sistema mutualista está en crisis y que una gran mayoría de socios no son gallegos y no sueño con volver a tener 90 mil socios. Son de la opinión de que es preciso salvar una parte de la aleación entre cultura y salud. Hasta ahora formaban un solo producto con dos componentes bien diferenciados: salud y cultura. Llegó el momento de dividir según sean las actividades realizadas, la salud en manos públicas y la cultura en manos privadas.
 
                Los gallegos y sus descendientes son los propietarios de unas buenas instalaciones hospitalarias. Son dueños de un hermoso panteón en la Chacarita y también de una muy valiosa pinacoteca. Creo que aún podemos heredar una gran parte del sudor de los abuelos. Para eso hay que actuar con sensatez y de acuerdo a los tiempos que estamos viviendo. Llevo unos días reflexionando alrededor del importante patrimonio cultural que posee el Centro Gallego. Su valiosa pinacoteca incluye obras de Maside, Colmeiro, Laxeiro, Díaz Pardo, Seoane e Castelao. Me estoy refiriendo solamente a las figuras de mayor prestigio dentro de un total de 138 obras expuestas en diferentes espacios sociales. En la "Historia del Centro Gallego de Buenos Aires" de la autoría del culto doctor Padorno Caldeiro [reconocido médico cirujano con raíces en O Corgo y en Castroverde] tenemos amplia documentación sobre la riqueza artística que atesora nuestra centenaria institución. Los admiradores de Castelao son afortunados ya que pueden disfrutar delante de "O cego" [óleo sobre tela] y de "A familia do cego" [dibujo en lápiz] que se encuentran en el despacho presidencial del Instituto Argentino de Cultura Gallega.
 
                Recomiendo una visita al Centro Gallego como la mejor de las medicinas para luchar contra el desaliento. Aquellas paredes están vivas y comprometidas con el futuro. Si abrimos el corazón, ciertamente oiremos lo que le está comentando don Isaac a don Luis:
 
                Le estuve dando vueltas. Creo que mi propuesta puede ser la tabla que evite el hundimiento de nuestra cultura dentro del seno cariñoso de nuestro querido Centro Gallego. El tema de la sanidad es muy complicado. Las sociedades mutualistas fueron creadas hace más de un siglo y los tiempos cambian. ¡Entonces, hay que buscar soluciones! A mi me parece que no hay razón para que se pierda todo lo que hicimos en la capital argentina. El problema económico se centra en la sección de atención médica y hospitalaria.
 
                Mi idea es que se desdoble en dos entidades independientes. Cada una de ellas con personería jurídica propia. Por un lado, el Hospital Gallego de Buenos Aires y por otro, el Instituto Argentino de Cultura Gallega. Puede que yo no sea quien para aconsejar -si miramos los destrozos de mi herencia-- pero en el salvamento del Centro Gallego se juega mucho más que una vida, nos estamos jugando la perdurabilidad del sentimiento patriótico que llenó de pasión a los miles de albañiles que levantaron un fogón solidario en la porteña esquina de Belgrano y Pasco.
 
                Te acordarás, apreciado Luis, que en el salón donde se reunían los miembros directivos del Instituto -ahora en suspenso-- luce mi "Nacimiento". Aquella sencilla obrita puede sernos de buena ayuda si conseguimos que doña Cristina da Fonsagrada visite el Centro Gallego. Una visita que puede hacer en cualquiera momento en su condición de Presidenta Honoraria pero que sería maravilloso tuviese lugar el venidero 28 de febrero, exactamente 65 años después de que lo hiciera el presidente Perón.
 
                Pensarás que estoy divagando pero aún me rige un poco mi viejo cerebro. Tengo la certeza de que no desaparece el Centro Gallego si la presidenta Fernández se detiene unos minutos delante de mi cuadro. Doña Cristina va a quedar enganchada en la fuerza espiritual de una madre gallega que muestra el fruto que cura cualquier sinsabor de la vida. Luego, en la "Casa Rosada", impartirá la orden pertinente para la estatización de los servicios médicos en el "Nuevo Hospital" y para la privatización de los servicios culturales en el "Nuevo Instituto" que también incluye la propiedad del Panteón de la Chacarita.
 
                Ya sabes que confío ciegamente en la firmeza de nuestros descendientes porteños. Por eso, le escribiré a doña Cristina para pedirle que tenga a bien la prescripción de una transfusión urgente de hermandad en armonía para que nuestro golpeado Centro Gallego no recoja el velamen ya que aún tenemos muchas singladuras por delante.


                                                                                                        Manuel Suárez Suárez

  
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.