red.diariocritico.com
Las cartas del Abuelo Pascasio: ¡Con la democracia no se jode!

Las cartas del Abuelo Pascasio: ¡Con la democracia no se jode!

martes 10 de diciembre de 2013, 15:59h
Muy querida nieta Cristina:
           
            Antes de las fiestas navideñas te quiero hacer llegar unas breves líneas para felicitarte por lo conseguido y también para avisarte de que no bajés la guardia. Vos sabés que la cancha argentina es jodida para jugar un buen partido al tener el pasto muy desparejo. Los éxitos son innegables pero siguen activos algunos pocos pelotudos que olvidaron que ayer nomás se enterraba a la dictadura. ¿Qué son 30 años?  La gente sensata de una u otra tendencia política se felicita por el camino recorrido. Las calles están animadas y los comercios trabajan bien. La pequeña y mediana industria dejó la clandestinidad para actuar con fuerza innovadora. Hasta los más antiperonistas comprueban que su poder adquisitivo mejoró una barbaridad. Es un éxito de una sociedad que progresa de acuerdo con el mandato soberano de las urnas.
 
            En los últimos años metiste varios goles, Cristina. Se recupera el gran yacimiento neuquino de "Vaca Muerta" que junto al reciente descubrimiento de petróleo en Mendoza  contribuirá a que el país sea, dentro de unos años, autónomo en energía . En Tierra del Fuego ---desde siempre medio abandonada--- laburan más de 500 trabajadores en una fábrica de productos electrónicos de última tecnología. Pudiste bajar el índice de pobreza del 5,7 al 4,3% y la tasa de indigencia pasó del 1,9 al 1,7%. Un gran logro fue la erradicación de la pobreza extrema al igual que lo hizo nuestro vecino Uruguay. En nuestra Galicia nos empobrecemos ya que si ayer casi no había pobres, hoy la clase media está desapareciendo a ritmo acelerado. Un dato muy desalentador nos indica que el 17% de los hogares tienen serias dificultades para llegar a fin de mes.
 
            En el lado exportador estás goleando desde hace años. En este año que termina la cosecha de soja rondará los 60 millones de toneladas. Una gigantesca sojada que posibilitará el ingreso de recursos para seguir creciendo de acuerdo con el programa de inclusión que puso en marcha el FPV. Lo que hacés coincide con lo expresado por tu buen amigo el presidente Mujica de que "no debe quedar gente al costado del camino".  Los abuelos estamos contentos. Nos alegra mucho que hayas puesto la economía al servicio de la política. Por desgracia, en nuestra tierra, se hace al revés y es la política la que sirve a la economía. Los resultados están a la vista: Galicia se hunde en la tristeza y Argentina crece pujante en la alegría.
 
            En nuestra última reunión en la agrupación "Cristina da Fonsagrada" estuvimos comentando alrededor del tema de la vivienda propia. Recordamos que parte del atractivo de embarcar fue el hecho de levantar un ranchito en la orilla rioplatense. Los emigrantes agarramos felices la cuchara de albañil para hacer un nido en Avellaneda en el que se abrigasen los pichones. Ahora, estupefactos, vemos que aquel noble imperativo se perdió en nuestra tierra. Nosotros, exportadores al Río de la Plata del mandato sentimental de un techo en propiedad, quedamos endeudados y derrotados por un negocio especulativo.
 
 
            La verdad es que los abuelos emigrantes estamos desconcertados y muy decepcionados cuando miramos para la "Terra Nai". Acá, nuestros descendientes siguen la senda de la emoción que nos parece es la única recomendable para avanzar porque el corazón nunca engaña. ¿Qué pasó en nuestras aldeas gallegas? Si te somos sinceros, no sabemos contestar a la pregunta sobre  la causa o las causas que llevaron a Galicia a la desgracia. A lo mejor, teorizando un poco, nos inclinamos por afirmar que dejamos de ser gallegos. Puede ser que los euros nos hayan desnaturalizado. Quizás nos convertimos en apátridas en busca del "Allegro elegante" del poeta Carlos Penelas: "Es porque ya no somos. Eramos las tierras cálidas y el agua que anida en la melancolía". Los abuelos denominados al actual estado cataléptico de un millón de compatriotas como afectados por el síndrome del "café perdido". Estabas tomando tranquilamente en el "Derby" compostelano un cafecito por el que pagabas 100 pesetas sin enterarte de que realmente valía un euro.
 
            Bueno, Cristina, no pensés que estoy divagando. Aunque es cierto que la lírica peninsular tuvo su cuna en nuestra bucólica esquina verde parece que el verso libre del ladrillo desplazó al obsoleto poema rosaliano que le cantaba a los ríos, a las fuentes y a los prados. Se nos ocurre que para intentar explicar lo sucedido con el desastre del paro, de las hipotecas y de la nueva emigración; hay que retroceder en el tiempo e ir a cuando los barcos llegaban a América repletos de ilusiones. Cada uno de los emigrantes conocía las razones o motivos de su viaje. Era el corazón el que los guiaba al sur. En la actual crisis gallega nos parece ver que ningún ciudadano actualmente endeudado eligió nada. Lo llevaron de la mano y lo engañaron con un montoncito de ladrillos a precio de oro. No le estaban vendiendo un nido para los pichones. Le vendían dinero. Los que prestaron no querían devolución de ladrillos y tampoco una dación en pago. Fueron autorizados por el gobierno para enganchar mediante el disfraz de un crédito hipotecario.
 
            Bien, me despido. Tenés muchos asuntos que atender más importantes que las lamentaciones del viejo abuelo emigrante. Te quiero poner en alerta delante del peligroso virus del "barato moyanito" que contagió a los saqueadores de supermercados. Es muy jodido.  Se mete en el bocho de los descerebrados que salen como locos a atacar a la democracia. Son dignos de compasión ---no de perdón--- al ser los títeres violentos de un par de cobardes resentidos que perdieron el espacio mafioso en el que se movían como amos del gallinero. Recibí un abrazo  llenito del calor de la leña de roble que arde en mi fogón natal de Mazaeda.
 
                                                                       Pascasio Fernández Gómez
            
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.