red.diariocritico.com
Las cartas del abuelo Pascasio: la buena salud del cine argentino.

Las cartas del abuelo Pascasio: la buena salud del cine argentino.

viernes 04 de octubre de 2013, 15:54h
Muy querida nieta Cristina:
                              
                Te hago unas líneas para comentarte la satisfacción de mis compañeros delante  de las últimas películas de cine de producción nacional. Acá arriba llegan todas las novedades. Nosotros, los miembros activos de la Asemblea da Emigración Riopratense,  tenemos un carné especial que nos permite asistir al estreno de todas las películas que se hagan en Argentina y Uruguay. Para que nos explicase un poco el éxito actual de la industria cinematográfica argentina, invitamos a un buen amigo que vos conocés de cuando ibas a la escuela. Recordarás su gran interpretación en el papel del presidente Sarmiento.  Me estoy refiriendo al actor Enrique Muíño [su apellido en castellano sería Molino] que fue premiado infinidad de veces por sus talentosas creaciones artísticas.
 
                Enrique comenzó con un breve relato de sus luchas en el escenario para hacerse un nombre en su profesión. Primero en el teatro en contra de la opinión de su padre que no consideraba el ser actor como un laburo. En sus giras por España en los años treinta del siglo pasado representaba a un gaucho en una obra costumbrista que el público aplaudía mucho. Dice que fue allí junto a su amigo y socio Elías Allippi donde se preparó para tiempo después protagonizar en el cine la famosa película "La Guerra Gaucha". Se de que estemos viviendo el segundo éxito del cine argentino en 60 años y que coincide nuevamente con un gobierno serio y nacionalista. En sus tiempos el presidente Perón ayudó mucho al cine pero luego siguieron décadas de mínima inversión y las salas fueron invadidas por los filmes made in Hollywood.
 
                Nuestro amigo nos contó que ahora mismo en Madrid se están exhibiendo 12 largometrajes nacionales dentro del evento "Argencine" que promueve el INCAA. Un ejemplo de que acá avanzamos y allá retroceden, lo encuentra Enrique en que antes la Comunidad de Madrid ponía algo de guita pero en esta oportunidad todos los gastos corren por parte argentina. Voy a repetirte exactamente un cachito de su intervención que apunté en una libretita: "Creo amigos que alguna relación o paralelismo habrá entre los 6 millones de desempleados en España y los 6 millones de espectadores que llenaron las salas argentinas para poner en el ranking a cuatro películas nuestras entre las 5 más vistas. Bueno, a lo mejor ando boleado pero creo que algo se está haciendo mal en la madre patria. ¿Qué carajo pasa con nuestros paisanos? Tienen grandes directores, excelentes actores y unos paisajes que son precisamente de película. ¿Qué les falta? Habrá que replantearse la alabada transición para  concluir que no existió tal renovación. El microbio franquista sigue anidando en miles de ciudadanos que apoyan a un gobierno que frene el despelote de los matrimonios igualitarios".
 
 
                El bien informado Enrique también se acordó de agradecer el esfuerzo inversor en el apartado de cine documental. En Madrid se proyectan 5 documentales, lo cual es muy positivo porque desde que el genial Prelorán se borró para California nadie le da bola a una expresión audiovisual que es muy importante para la formación ciudadana en realidades internas que seguimos desconociendo. Enrique nos propuso una próxima reunión de debate y proyectar "Huellas y Memoria de Jorge Prelorán". Aceptamos, encantados. Así nos podemos enterar de la vida y obra de Prelorán por medio del homenaje que le dedican Fermín Rivera y Emiliano Penelas. Por cierto, nos dijo que Emiliano es un gran profesional, talentoso y además con el plus de que al igual que vos, es nieto de gallegos.
 
                Bueno, tengo que despedirme. No quiero llegar tarde al estreno en el "Cine do Ceo" de Puerta de Hierro con el querido actorazo Victor Laplace. A lo mejor no sabés, Cristina, que varias escenas de la película las filmaron en Santiago de Compostela. Quiero ver a Perón [Victor] paseando por las hermosas calles empedradas de la capital de Galicia ---nosotros las llamamos rúas--- que llevan nombres que tengo grabados en la memoria: Nova, Vilar, Xelmírez. Ahora si, termino mi carta. Antes del punto final aprovecho para insistir en pedirte que no dejés de apoyar al Centro Gallego de Buenos Aires.
                Recibí un abrazo del abuelo fonsagradino que viajó a la orilla sur para encontrar la felicidad alrededor de una rueda matera en el solidario fogón rioplatense.
 
 
                                                                                                             Pascasio Fernández Gómez
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.