red.diariocritico.com

¡Hay que aprender del gobierno argentino!

lunes 12 de agosto de 2013, 16:51h
Aquí en este nuestro verde paraíso atlántico estamos siendo aplastados por una fuerte crisis que nos está dejando sin fuerzas delante de una serie de acontecimientos que parecen salidos de la fantasía de un autor de textos de ciencia-ficción. Que en el año 2013 perdamos a miles de universitarios que van a trabajar fuera no puede ser real y tampoco que los mejores marineros del mundo no tengan donde pescar o que en nuestros ricos prados no hay vacas pastando. Algo hicimos mal. No creo yo que toda la culpabilidad sea de aquellos famosos préstamos hipotecarios de Estados Unidos que dicen hundieron también a los ciudadanos gallegos.
 
            Si somos capaces de desnudarnos de las boludeces contaminantes del FMI ---nos quieren convencer de que somos poco ahorradores--- quizás encontremos allá en el sur una salida y un freno a los que mueven su capital financiero por el mundo adelante para deshacer los pilares del progreso social en libertad. Estoy hablando de mi querida República Argentina  ---allí tengo enterrados a varios familiares--- que desde noviembre de 2008 está luchando contra la crisis con expansión. Creo que todo el mundo entiende que rebajando los salarios non se va a ningún lado. ¿Entonces? Antes de hablar del proyecto argentino les quiero pedir a los lectores que no hagan ninguna descalificación de tipo personal. Quiero decir que no centren la crítica en una persona sino que discutan sobre las medidas del programa anti-crisis del actual gobierno argentino.
 
            Vamos a darle una ojeada a las medidas que está llevando adelante el gobierno argentino para minimizar los efectos de una crisis internacional que pega fuerte encima de las economías locales. Se trata de que aumente la actividad económica mediante el impulso y el estímulo. El gobierno apuesta por el crecimiento y la inclusión social por medio de una actuación que tenga en cuenta las variables económicas y las sociales. Las inversiones en un plan de obras públicas [71.000 millones de pesos] incluyen obras de carácter estructural ---una represa hidroeléctrica, un gasoducto--- y obras licitadas por los gobiernos provinciales y municipales. Otro aspecto para considerar es la disponibilidad de créditos a tasas de interés razonable para la industria. Se quiere agrandar el mercado interno al tiempo que se disminuyen las importaciones.
 
 
 
 
            En lo referido al empleo fueron creados más de 400.00 puestos de trabajo. Las obras públicas, las inversiones privadas en construcción y las medidas para la penalización del trabajo sin afiliación están consiguiendo que haya muy pocos desempleados. Los especialistas Alfredo y Eric Calcagno dicen que "la Argentina enfrenta la crisis internacional con un programa keynesiano de expansión de la inversión y el empleo. Está en condiciones de hacerlo por su sólida situación económica y fiscal". Lo cierto es que el gobierno argentino recuperó su capacidad para definir su política económica. Nosotros, en cambio, somos unas insignificantes marionetas de un hermoso y alejado espacio del fin de los caminos de Santiago. La República Argentina demuestra que es posible crecer sin depender del financiamiento externo.
 
            Un hecho que quiero destacar es la creación de tres nuevas universidades públicas en la periferia de Buenos Aires. En concreto están situadas en Moreno, Juan C.Paz y Florencio Varela. Aquí en esta avanzada Europa recortamos las ayudas educativas y culturales y subimos las tasas universitarias. Allí, los considerados "atrasaditos" abren caminos para que la juventud pueda acceder a los estudios universitarios. Nadie negará que edificar tres nuevos centros de enseñanza superior es una mejora que posibilita el ascenso social para una población de alrededor de un millón de habitantes. En la inmensa metrópolis de Buenos Aires los desplazamientos ocasionan mucho gasto y por eso es un avance que se construyan centros educativos en diferentes zonas del extrarradio bonaerense. La oposición al actual gobierno que preside la nieta de don Pascasio Fernández Gómez [emigrante lucense de A Fonsagrada] votó en contra de la creación de las tres universidades. Su patético argumento fue el de que bajaría la calidad educativa. Así se escribe la historia. Puede ser que los opositores  ---al defender intereses elitistas--- aviven a miles de ciudadanos que dejarán de comulgar con los cuentitos baratos que solo defienden a los que más tienen.
 
                                                                                  Manuel Suárez Suárez
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.