red.diariocritico.com
Las cartas del abuelo Pascasio (IV)

Las cartas del abuelo Pascasio (IV)

viernes 29 de junio de 2012, 16:57h
Muy querida nieta Cristina:

Te escribo unas líneas medio urgentes porque tengo que pedirte un favor. Ya sabés que no pido para mi, acá arriba por suerte no nos falta de nada. Es una gauchada que necesita el nieto de mi amigo Méndez. Me contó que su nieto Osvaldo tiene una pequeña fábrica de manómetros ---única en su especialidad en la Argentina--- que tendrá que cerrar si no puede importar unos componentes del del extranjero que son de alta tecnología. En su taller laburan seis empleados. Se encargan de fabricar la carcaza metálica, conexiones de bronce y acero inoxidable para armar el manómetro. 

Me dijo Méndez que la fabricación de los componentes en el país necesitaría de una maquinaria muy cara que su nieto no puede comprar. Además debemos de considerar que el mercado es demasiado chico para una inversión de tal calibre. El pibe es laburador, un buen tornero que no anda en ninguna boludez de comprar dólares, simplemente quiere cumplir a fin de mes con sus empleados. Pide se estudio su caso y le permitan seguir importando el material para los manómetros que son una industria nacional. No quiere que lo jodan los chinos coimeros metiendo por la aduana unos aparatos berretas que dejarán en la lona a media docena de familias.

Ahora me paso a un tema más agradable que tiene relación con mi pago chico de A Fonsagrada. Es cierto que en la gran tierra argentina hay variedad de alimentos y de comidas y también que la emigración se hermanó a través de la gastronomía. Nosotros pusimos la empanada y la tortilla de papas y nuestros vecinos los tanos pusieron la pizza y las pastas. En todas las aldeas de mi municipio se elabora un embutido artesanal que llamamos butelo. ¡Lo tenés que probar! Es una creación original nuestra, solamente hay butelo en las montañas de Lugo y León. Se aprovecha la carne porcina [cachos de costilla y tocino] para luego de condimentarla con pimentón rellenar una tripa gorda o el propio estómago del chancho. Hay que ahumarlo varios días y después secarlo unas tres semanas. Va cosido y los auténticos llevan un palito de madera de uz que hace de cierre y de enganche para poder agarrarlo bien.

Le voy a decir al alcalde que te haga llegar un par de ellos para tu cumpleaños o mejor me comunico con Rubén Fernández que es el capo local de los butelos de calidad. Te puedo asegurar, Cristina, que uno u otro o los dos se preocuparán por hacer llegar a la mesa de la presidenta argentina el emblemático butelo. Un butelo llega bien para cuatro personas y no dudo que enseguida conquistará tu paladar y el de mis bisnietos. Al ser una artesanía ---es decir, hecha a mano--- está libre de las limitaciones y tasas impositivas que es de justicia paguen los que producen a escala industrial. 

Me despido. Recibe un fuerte abrazo del abuelo gallego que no te olvida.

Pascasio Fernández Gómez


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.