red.diariocritico.com

Líderes radicales confían en un comunicado de "alto el fuego permanente y verificable"

Interior y la izquierda abertzale esperan pronto 'una buena noticia' de ETA

Interior y la izquierda abertzale esperan pronto "una buena noticia" de ETA

>> Patxi López responde a la izquierda abertzale: "esperamos hechos y gestos definitivos, no palabras"

Dos ópticas muy distintas pero con un denominador común. Lo cual es muy sintomático y esperanzador. Por un lado el ministro del Interior, que no descarta "una buena noticia" sobre ETA, más allá, por supuesto de las detenciones policiales. Por otro, según informa este domingo 'El Correo Español', normalmente muy bien informado de estos temas, la izquierda abertzale que confía igualmente en un comunicado de la banda con une especie de tregua definitiva. Ojalá acierten ambos.
El Ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, asegura que espera que "en los próximos días" se pueda producir "alguna buena noticia" en relación a la última operación policial contra la banda terrorista ETA y el futuro de la banda.

El ministro hizo estas declaraciones a preguntas de los periodistas tras su participación en la fiesta del PSOE de Mieres. Pérez Rubalcaba apuntó a que esta operación todavía "tiene líneas de investigación", por lo que "confío en que sigamos teniendo buenas noticias", indicó el responsable del ministerio, que explicó que aún hay que analizar "todo lo que se ha incautado".

El titular de Interior valoró el trabajo realizado por las fuerzas y cuerpos de seguridad que, en su opinión, está siendo "excelente".

Las palabras de Pérez Rubalcaba llegan después de que la policía francesa detuviera el jueves en Bayona al número uno de ETA, Mikel Kabikoizt Carrera Sarobese, en una operación conjunta con la Guardia Civil.

Por otra parte,en esta importantísimo asunto,la izquierda abertzale espera para antes de agosto un gesto decisivo por parte de ETA que avale su apuesta por las vías políticas, como publica este domingo en exclusiva 'El Correo Español'.

Destacados portavoces radicales han transmitido a algunos dirigentes políticos vascos la posibilidad de que la banda emita un comunicado -no se descarta que en las próximas semanas- en el que, sin anunciar su disolución definitiva, responda de forma positiva a los llamamientos expresados por sus bases y por los expertos internacionales que a finales de marzo le pidieron en Bruselas un «alto el fuego permanente y verificable».

Los rumores sobre una tregua se han acrecentado durante los últimos días. El pasado miércoles, el impulsor del documento hecho público en la capital belga, Brian Currin, volvió a insistir en esta posibilidad durante una conferencia organizada por Lokarri en Barcelona. El traslado del ex dirigente de Batasuna Arnaldo Otegi a la cárcel de Logroño o la salida de prisión de Rafa Díez Usabiaga, ex secretario general de LAB, para cuidar de su madre habrían avivado el 'run run'.

Según ha podido saber este periódico, líderes de la izquierda aber-tzale han asegurado a varios representantes políticos que tienen la certeza de que ETA ha llegado a la conclusión de que la situación es insostenible. La eficacia policial, unida al cansancio de los militantes y al hartazgo de las propias bases y de un buen número de presos, habrían arrinconado a los sectores partidarios de seguir con la violencia. Según esta tesis, en estos momentos el debate ya no sería si continuar o no con la violencia, sino «cómo cerrar la tienda».

Los portavoces radicales habrían trasladado que el mes elegido para el anuncio sería mayo. Sin embargo, se da por hecho que puede retrasarse hasta verano. «La última tregua estaba prevista para el 1 de enero y al final fue a mediados de marzo; ellos llevan sus tiempos», afirma un experto. En este sentido, las detenciones de miembros de la cúpula de ETA practicadas el pasado jueves en Bayona podrían modificar el calendario y retrasar la decisión final, «pero no el sentido de la misma». «Incluso pueden ayudar a ratificarla todavía más», se asegura.

En cualquier caso, nadie espera un comunicado en el que la banda haga público de manera definitiva su abandono de las armas. Más bien utilizaría una fórmula en la que, apelando a las peticiones de la izquierda abertzale y de los mediadores internacionales, declararía una tregua indefinida o permanente, una terminología que ya ha empleado en ocasiones anteriores sin que, al final, haya traído la paz a Euskadi.

¿Por qué ahora sería distinto? «Porque existe una diferencia notable: ahora no hay un proceso negociador impulsado por las cúpulas; es un autoconvencimiento, son las propias bases las que les están diciendo de manera pública que lo deje; y, sin el apoyo de sus bases, ETA pierde su razón de ser». Por tanto, «no habría vuelta atrás». «Tras la ruptura de Lizarra hubo la escisión de Aralar; tras el último alto el fuego su mundo ha implosionado; si ahora declara una tregua y vuelve a las armas, perdería cualquier tipo de apoyo», se recalca.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios