red.diariocritico.com
El pediatra que atendió a Sara ratifica que sospechó los malos tratos y avisó a la Policía
Ampliar

El pediatra que atendió a Sara ratifica que sospechó los malos tratos y avisó a la Policía

El pediatra del Hospital Campo Grande que atendió a Sara --la niña de 4 años muerta en Valladolid a primeros de agosto a causa, presuntamente, de malos tratos y abusos sexuales-- ha ratificado que sospechó los malos tratos sobre la menor y por ello avisó a la Policía.

Así lo ha manifestado ante el Juzgado de Instrucción número 6, donde ha declarado en calidad de testigo, al igual que una médico del mismo centro hospitalario y forense en excedencia a la que pidió su opinión, dos tutores del centro escolar al que acudía la niña y una prima de la menor.

Aunque no han trascendido detalles de las declaraciones, dado que además el caso se encuentra bajo secreto de sumario, el pediatra que atendió a la menor, que no ha querido hacer declaraciones, sólo ha aclarado que ha ratificado que sospechó los malos tratos que podía sufrir Sara tras su visita a las Urgencias del Campo Grande el 11 de julio, por lo que puso sobre aviso a la Policía, que le llamó para declarar, algo que hizo al día siguiente.

El pediatra vio a la niña en urgencias y pidió opinión a un segundo facultativo, una doctora del centro hospitalario y forense en excedencia.

Además de estos médicos, han pasado por el Juzgado para prestar declaración en calidad de testigos dos tutores de la menor y una prima de la menor, sobrina de la madre.

Secreto sumarial

Las declaraciones se suceden dentro de las diligencias instruidas, que siguen bajo secreto de sumario, el cual finaliza este martes, aunque es probable que el titular del Juzgado de Instrucción número 6 decida su prórroga otro mes más y mantenga el secreto que ya decretó el juzgado de guardia que e hizo cargo inicialmente del caso.

Precisamente este hecho supone que por el momento las partes no cuenten con toda la información relativa al caso, algo a lo que tendrán que esperar para ver si solicitan alguna diligencia además de las que ha ordenado el Juzgado, según ha explicado la abogada de la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales de Valladolid (Adavasymt), Isabel Palomino, que ejerce la acusación particular en este caso en representación del padre biológico de Sara, potestad que reconoció el Juzgado la pasa semana.

Así se lo comunicó el instructor a la Asociación, si bien el colectivo permanece aún a la espera de la decisión del juez sobre si éste podrá también ejercer como parte acusadora en nombre de los tíos de la niña fallecida, han informado fuentes jurídicas.

Además, el Juzgado acordó ratificar la fianza de 2.000 euros exigida a la Asociación Clara Campoamor para figurar en la causa como acusación popular, por lo que el colectivo que preside Blanca Estrella anunció su propósito de recurrir en apelación ante la Audiencia de Valladolid al objeto de verse exonerado de depositar dicha cantidad.

La anterior testifical la protagonizaron el pasado día 20 de septiembre los tíos de la niña, que han solicitado personarse en la causa como acusación particular, representados por la Asociación de Asistencia a Víctimas de Agresiones Sexuales (Adavasymt), y que se encuentran "dolidos" porque, según denunciaron, no se hizo todo lo posible.

La madre de la víctima, Davinia M.G, natural de Pedrajas de San Esteban (Valladolid), y el novio de ésta, Roberto H, de Medina del Campo, permanecen en prisión por su presunta implicación en la muerte de la menor, que ingresó el pasado día 2 de agosto en situación de muerte cerebral, que se produjo finalmente al día siguiente.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.