red.diariocritico.com
Sáez Aguado niega colapso y cree que se ha dado una respuesta
Ampliar

Sáez Aguado niega colapso y cree que se ha dado una respuesta "razonable" a la epidemia de gripe y la bronquiolitis

El consejero de Sanidad de Castilla y León, Antonio María Sáez Aguado, ha rechazado una situación de "colapso" en los hospitales de la Comunidad durante las últimas semanas y considera que se ha dado una respuesta "razonable" a la situación epidemiológica que se ha dado, que ha sido más intensa que otros años en el caso de la gripe y que ha afectado a más niños en el caso de la bronquiolitis.

Así lo ha expresado en su comparecencia en la Comisión de Sanidad de las Cortes, donde ha explicado la situación de la atención sanitaria que se ha dado en las últimas semanas y el presunto "colapso" que han criticado los diferentes grupos de la oposición tanto en los servicios de urgencia como en los hospitales.

En este marco, el consejero ha asegurado que no comparte una "situación de colapso" o "caos" y ha situado la mayor presión asistencial en los servicios de urgencias y los hospitales a una situación epidemiológica por la difusión del virus de la gripe y el brote de bronquiolitis que ha afectado a menores.

Esta situación ha sido "más intensa" y ha tenido una mayor "afectación" que otros años anteriores, pero ha insistido en que la respuesta ha sido razonable y "no especialmente distinta en lo cualitativo" a años anteriores, a pesar de una mayor intensidad y afectación. "Esto ha funcionado, con problemas, presión, con saturación puntual, pero ha funcionado", ha dicho el consejero, quien ha asegurado que en Urgencias funcionó el sistema de clasificación de pacientes y los más graves fueron atendidos los primeros y después los menos graves.

Por lo que se refiere al brote de bronquiolitis, ha explicado que se trata de una enfermedad que afecta al 10 por ciento de los lactantes, con una tasa de ingreso del 2 al 5 por ciento, con una epidemia anual entre noviembre y marzo y un pico habitual en el mes de enero, pero al mismo tiempo ha aclarado que se puede predecir gracias a que habitualmente se extiende de este a oeste y de sur a norte, de forma que suele llegar una o dos semanas después que a la Comunidad de Madrid.

En cuanto al número de afectados, ha explicado que se han incrementado "de forma significativa" en los últimos años y "lo más llamativo" es que la edad de los niños que sufren la enfermedad ha bajado hasta los 2,8 meses, de manera que se afectan cada vez más pequeños y, por tanto, "cada vez es más grave".

Ejemplo de Salamanca

Para explicar las características del brote ha tomado como ejemplo las actuaciones llevadas a cabo en el Hospital de Salamanca, dado que en el resto de centros las características y medidas han sido "similares", excepto en León, donde ha habido muchos menos afectados.

Así, ha detallado que la frecuentación de las urgencias se incrementó en diciembre en un 5 por ciento y alcanzó su pico máximo los días 25 y 26 de diciembre con 200 urgencias diarias.

Sin embargo, ha aclarado que la situación estaba prevista y el Servicio de Pediatría disponía desde octubre de un plan estratégico de actuación para la epidemia de bronquiolitis, que incluía una serie de medidas de actuación de forma progresiva, algunas de las cuales se han puesto en marcha.

En concreto, se aumentaron las camas de la planta de Pediatría, con el consiguiente aumento del personal de enfermería, lo que tuvo que hacerse el día 19 de diciembre y supuso que el número de ingresos en la planta pudiera aumentara hasta 38 o 39 niños; los días 26 al 28 de diciembre se habilitó uno de los cuatro boxes de Neonatología con personal de enfermería y auxiliar diferencia del resto de los niños para evitar la transmisión de la infección, algo previsto por si algún paciente era neonato con criterio de ingreso en UCIP y ésta estuviera ya con siete pacientes.

También, si esto era insuficiente, el plan contemplaba habilitar una segunda planta para ingresos pediátricos dotado de personal de enfermería suficiente, lo que se tuvo que hacer el día 26 de diciembre, cuando se contó en todos los turnos con una enfermera pediátrica y con un personal mínimo de dos enfermeras y un técnico en cuidados auxiliares de enfermería (TCAE).

De la misma forma, el día 1 de enero se derivó a un paciente a la UCIP de Burgos, ya que una de las medidas que también se contemplaba era que si el número de pacientes desbordara la capacidad, se pondría en marcha en último término el traslado a los hospitales con disponibilidad de camas.

Por último, aunque no estaba incluida inicialmente en este plan, se realizó una estrategia consensuada con Atención Primaria que fue abrir un punto de atención continuada pediátrica en el Centro de Salud de La Alamedilla los días 31 de diciembre, 1 y 2 de enero, que atendió a unos 50 niños cada día y disminuyó la presión asistencial en urgencias pediátricas.

Epidemia gripal

En cuanto a la gripe, Sáez Aguado, tras recordar que Castilla y León se encuentra entre las primeras comunidades en vacunación, ha señalado que la actividad gripal sobrepasó el umbral epidémico en la semana del 19 al 25 de diciembre de 2016, con una tasa estimada de 137 casos por cada 100.00 habitantes (el umbral estaba en torno a los 50) y la incidencia semanal alcanzó en la primera semana de enero su máximo (394 casos por 100.000 habitantes) y se mantiene en cifras altas hasta el momento, aunque se aprecia ligera disminución, aunque con intensidad alta.

El consejero ha explicado que la incidencia es mayor en los menores de cinco años e importante en los adultos y personas mayores si se compara con temporadas previas, aunque la incidencia entre estos últimos remite desde primeros de enero, cuando alcanzó el máximo.

En este ámbito, el consejero ha recordado que desde el punto de vista asistencial los centros sanitarios disponen de planes de contingencia con medidas de aplicación progresiva en función de la incidencia y la gravedad de la epidemia y en noviembre se pusieron en servicio nuevos recursos de acuerdo con las necesidades de hospitalización de cada uno de ellos. Así, se habilitaron 280 camas, que se incrementaron hasta 345 en las primeras semanas de enero, se aumentó el personal para su atención en 232 efectivos y se han reforzado los turnos de guardia.

Los pacientes atendidos en Urgencias se incrementaron en un 25 por ciento en la primera semana de enero, se estabilizaron en la segunda y han comenzado a descender en la tercera, mientras que el índice de ocupación de las camas hospitalarias ha oscilado entre el 79 y el 88 por ciento.

Sin embargo, no ha sido preciso activar la "desprogramación" de intervenciones quirúrgicas programadas, otra medida contemplada en caso necesario y que el consejero considera un indicador importante, y sólo se tuvieron que suspender siete intervenciones quirúrgicas el 17 de enero en el Hospital Santos Reyes de Aranda (Burgos), ni tampoco ha habido que hacer derivaciones.

En Atención Primaria a lo largo de enero se ha atendido una media de 26.554 urgencias diarias, 60.884 consultas de médicos de familia, 6.314 consultas de pediatría al día y 43.625 consultas de enfermería. En los hospitales se ha realizado una media de 564 intervenciones quirúrgicas diarias, 21.153 consultas de especialistas y más de 10.000 pruebas diagnósticas de imagen diarias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Red de Diariocrítico.com
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.